Perú. Lo más visitado.

VALLE SAGRADO Y MACHU PICCHU

Machu picchu foto angel fernandez
Machu picchu foto angel fernandez

En mi viaje, para llegar a  Machu Picchu, tuve que cruzar el Valle Sagrado. Sin duda un lugar remoto, fascinante y del que no hay que perderse ni un detalle.

En el valle Sagrado  habita la población de  Pisac, formada por  un pueblo viejo considerado como conjunto arqueológico y un pueblo nuevo de origen colonial. En el fondo del  valle crece  el maíz más grande del mundo,  mientras en las laderas de las montañas, los cultivos de patatas se sitúan hasta alturas donde la nieve casi los cubre Los domingos en Pisac hay un interesante mercado tradicional que atrae a comerciantes que vienen de lejos caseríos ataviados con sus coloridos trajes tradicionales.

Niña en mercado- Peru, foto angel fernandez
Niña en mercado- Peru, foto angel fernandez

El valle Sagrado es paso obligado para llegar a Machu Picchu, y hay que hacerlo en tren. El ferrocarril se desliza por el Valle Sagrado siempre con vistas al río Vilcanota, a las montañas y la selva. El trayecto va volviéndose a cada metro un poco más estrecho y peligroso. Las resecas laderas van cubriéndose de vegetación y la selva pronto ocupa el paisaje. El tren sigue maltratando al viajero hasta llegar a Aguas Calientes, un pequeño pueblo a orillas del río y que es lugar de partida hacia Machu Picchu.

El camino de ascenso es duro si se hace a pie, pero una vez arriba el esfuerzo merece la pena y constituye el lugar más conocido del Perú y famoso en el mundo entero. Se le han otorgado poderes sobrenaturales, lugar de culto y mágico. Esta ciudad fue descubierta en 1911 por el explorador Hiram Binghan y para llegar hasta ella es necesario 4 días a pie por un camino inca o 3 horas en tren desde Cusco. Enclavada en la cima de una montaña y dominando el valle del río Urabamba en plena selva tropical es fácil observar bandadas de loros sobrevolando las ruinas. Esta ciudad se encuentra a 2.400 metros de altura y fue centro de culto, de observación astronómica y hacienda privada del inca Pacacútec.

foto angel fernandez
foto angel fernandez

El Huayna Picchu es el pico montañoso más alto que se encuentra detrás de la ciudadela. La ascensión a esta cima es algo tortuosa. Unas dos horas de escalinatas  con una pendiente muy pronunciada para llegar a la cima desde donde se observa unas vistas privilegiadas de todo el valle, las montañas y el conjunto arqueológico.

Se piensa que cerca debe existir otra ciudad con los tesoros que se llevaron de Machu Picchu, pero la selva parece habérsela tragado y la búsqueda aún no ha cesado.

El Santuario Histórico de Machu Picchu se  estableció en 1981 sobre una superficie de 35.592 hectáreas. en su interior conserva  desde nieves eternas a más de 6.000 metros a selvas tropicales donde habita el gallito de roca, pájaro insignia del Perú, el oso andino, único oso de Sudamérica y hasta 200 especies de orquídeas. Toda esta región esta vigilada por dos divinidades naturales o Apus, son el monte Verónica con 5.750 metros y el Salkantay, que alcanza los 6.271 metros.

El único canal dedicado a los viajes y turismo