Tikal. La ciudad maya de Guatemala

Viaje al mundo perdido maya

Desde las cumbres de los templos.
Desde las cumbres de los templos.

Todo viaje a Guatemala debería  contar con un día para visitar el complejo arqueológico de Tikal. Se trata de uno de las más bellas ciudades mayas, localizada en medio de una frondosa selva donde habita el jaguar, monos congos y monos arañas, sin olvidar tucanes, loros y miles de chicharras que producen un ruido ensordecedor y monótono.

En los 16 km cuadrados  que abarca esta ciudad, se han catalogado 4.000 construcciones, así es normal que  durante el recorrido se encuentren numerosos montículos de tierra cubiertos por la selva, se trata de más pirámides y construcciones aun por excavar.

Esta ciudad estuvo habitada durante 1600 años, y llegó a alcanzar un desarrollo arquitectónico, comercial y decorativo sin parangón, lo que la sitúa como la cima de la civilización maya, llegando a contar hasta con 60.000 habitantes.

Subiendo a la piramide. foto angel fernandez
Subiendo a la piramide. foto angel fernandez

Pero este mundo perdido, necesita de cinco horas para terminar su recorrido más turístico, y dos días para visitarlo completamente. Las pirámides truncadas, acrópolis, calzadas, complejos  y palacios preparan al visitante para el espectáculo del templo Gran Jaguar, o el templo IV, que se descubre de pronto entre las ramas de los árboles, desafiando al paso del tiempo.

Gran parte de la ciudad se puede contemplar desde la cima de la pirámide IV. Una empinada escalera muy precaria lleva a la cima de esta pirámide, donde se encuentra el templo y no hay mucho sitio, realmente es vertiginoso. Desde aquí se observan los templos I, II y III emergiendo entre las gigantescas ceibas.

Pero la visita para turistas solo fue posible desde los años 70, cuando se unió Tikal con la población de Flores, ya que aunque comenzaron sus excavaciones hacia 1950 su acceso era difícil y penoso, pero seguro que llegar a él seria mucho más gratificante.

El lugar ideal para tomar buenas fotos, protegerse del sol abrasador y disfrutar de lo mejor del complejo se encuentra en la Gran Plaza, formada por acrópolis Norte y Central, el templo II, varias estelas, y dominando todo el conjunto el templo I, también llamado Gran Jaguar.

El  Templo Gran Jaguar alcanza los 45 metros de altura, y en su interior se encontró la tumba de Ah Cacao, rey de Tikal. Su reconstrucción comenzó hace solo 12 años y

la Agencia de Cooperación española donó 20 millones de las antiguas pesetas.

Sí el templo Gran Jaguar es de los más hermosos, nada tiene que envidiarle el templo IV también llamado Templo de la Serpiente Bicéfala. Se alza hasta los 65 metros de altura, y no solo es la estructura más alta de Tikal, sino de todo el mundo maya. Desde su cima es posible ver hasta la Gran Pirámide del Mundo Perdido, así como los templos Gran Jaguar, II y el Templo del Gran Sacerdote.

No hay que olvidar la visita al museo que se encuentra a la entrada. Cuenta con objetos encontrados en la tumba de Ah Cacao, huesos con jeroglíficos grabados y joyas de jade.

GUIA PRACTICA

Para llegar a Guatemala, Iberia tiene vuelos directos desde Madrid

Desde Miami es posible volar con TACA hasta Guatemala, hay vuelos diarios.

Una vez en la ciudad de Guatemala, lo más rápido para llegar a Tikal es ir en avión. También es posible hacerlo en autobús hasta Flores. Se  llegue por avión o bus,  desde Flores a Tikal hay una hora de camino y hay microbuses que parten hasta Tikal con mucha frecuencia y también  para el regreso, pero hay que informarse bien de los horarios.

En Tikal los mosquitos pueden llegar a ser realmente molestos y voraces, por lo que hay que ir provisto de repelente o ropa con manga larga. El calor  es sofocante y hay que ir provisto de agua y protector solar y no viene nada mal algo para proteger la cabeza. En caso de lluvias, también son extremas y fuertes. No hay que olvidar que viajar a Tikal es toda una aventura.

El único canal dedicado a los viajes y turismo